bandera_MagdalenaSu capilla se remonta al origen mismo de Llanes, sin embargo la existencia de las fiestas data de los siglos XIII, XIV y XVII, tal y como atestiguan varios documentos, entre ellos, el Libro de la Cofradía del Gremio de Mareantes de San Nicolás que recoge anotaciones de 1657 a 1714, período de máxima actividad económica de la Villa. Este gremio poseía un gran poder económico durante la Edad Moderna, y sufragaba los gastos de dichas celebraciones.

La primera noticia acerca del nacimiento de los bandos- tal y como los conocemos hoy- aparece en la obra de García Mijares, el cual establece el origen La Magdalena y San Roque en 1837 como consecuencia de las diferencias políticas que generó la publicación en 1836 de la Constitución de 1812, y de la posterior apertura de las Cortes y posteriores elecciones. Los exaltados (liberales) se anticipan a celebrar su triunfo para las legislativas de 1837 a 1839, y a este fin organizan una fiesta el día veintidós de julio festividad de santa María Magdalena. A esta responderían los moderados (conservadores) con otra, el día dieciséis de agosto, festividad de san Roque.

Se preguntaran Uds. ¿qué es un bando? Bien, podríamos decir que un bando es: una asociación de vecinos de distinta extracción social que celebra la festividad patronal con diversos actos religiosos y profanos.

En la actualidad los Bandos se han constituidos en asociaciones culturales, herederas de un importante legado que de no ser por ellos hubiese caído en el olvido. Así se ha conservado un importante patrimonio cultural. La pertenencia a un bando, suele ser herencia familiar, circunstancia que se mantiene hoy. Aunque en las fiestas no sólo participaban los habitantes de Llanes, sino también de otros pueblos del concejo, y diversos lugares de España y del mundo. La Magdalena es un bando abierto a todo aquel que sienta devoción hacia la santa y que quiera compartir con nosotros las fiestas. En julio Llanes es un magnífico destino para pasar unos días disfrutando del paisaje y de las tradiciones.

La particularidad está en que Llanes carece de festividad propia, es decir, organizada y sufragada por el Ayuntamiento siendo las más importantes las organizadas por los bandos. El consistorio aporta ayuda de carácter logístico y facilita otras cuestiones, pero no aporta subvención económica alguna. El bando de La Magdalena carece de subvención estatal, regional o local. Se financia a través de sus socios, simpatizantes, el comercio, la hostelería y otros donativos particulares. Llanes, tiene fiestas gracias a la generosidad y empeño de los particulares.

Un rasgo característico entre bandos son las rivalidades, merced a ellas estos pervivieron desde siglos. La “piquilla” es la savia que hace nos hace esforzarnos, y brindar unas fiestas mejores que el contrario. Existen numerosas anécdotas al respecto, incluso cantares y versos, que con ironía resaltan las diferencias.

En cuanto a la estructura del bando, este tiene una junta directiva o comisión, encabezada por su presidente. En un principio, había presidente y presidenta, más tarde el cargo siempre lo ostentaría una mujer. Es un caracterítica particular, del bando de la Magdalena. Sus primeros presidentes fueron:

Gabino Mendoza Fernández-Cortina, conde de Mendoza Cortina, quien permaneció en el cargo durante cincuenta años, hasta su muerte en 1887; y Amalia de Mier y Antayo (hasta 1896).

Tras el fallecimiento en 1896 de Amalia de Mier, no hay datos sobre quien lo presidía hasta 1907, donde lo preside la señorita María Pedregal.

Desconocemos cuantos años estuvo en el cargo y, cuando comenzó el mandato de su sucesora María Josefa Argüelles, marquesa de Argüelles, que fue presidenta hasta su muerte en 1947. Con ella presidió el bando, José Bernaldo de Quirós y Bustillo, marqués de los Altares, sustituido en 1945 por Manuel Manzaneque Fraile, hasta 1966 fecha en que dejo el cargo.

A María Josefa Argüelles le sucede su nuera Carmen Cuesta Reixa, quien fuera presidenta desde 1948 hasta 1985. En este mandato se creó el cargo de vicepresidente, que ocuparía José Luis Avín Menéndez.

Tras la muerte de la presidenta se celebra una Junta general el 25 de agosto de 1986, donde es elegida por votación a mano alzada, Mª Luisa Bernaldo de Quirós Cuesta, quien estuvo en el cargo hasta su dimisión en 2006. En su mandato el bando se convierte en Asociación cultural, y los cargos se designan mediante elecciones por los socios.

En 2007, hay las primeras elecciones, y como no existe más que una candidatura presentada por Manuel Mijares Sánchez de Movellán, es proclamado presidente sin existir votación alguna. Los mandatos tienen una duración de cuatro años. Y en 2010 repite candidatura el mismo, y ocurre al igual que la vez anterior, al no existir contrincante, es proclamado.

En 2014 hay nuevas elecciones en el bando, y la única candidatura presentada es la de Rafael Romero Pedregal, que es proclamado presidente el 3 de enero de 2015, tras seguir todos los pasos del proceso electoral que indican los estatutos del bando.

EL BANDO DE LA MAGDALENA Y LA CASA REAL

Ha habido una estrecha relación entre el bando y diferentes miembros de la Casa Real que invitados por personajes como la presidenta María Josefa Argüelles -quien fuera dama de S. M la reina Victoria Eugenia- y por José Suárez Guanes -mayordomo de S. M- visitaron Llanes. En 1914 llegaron a Vidiago la Infanta doña Paz de Borbón (hermana del Rey Alfonso XIII) y su hija la Infanta Pilar invitadas por la familia Suárez Guanes. Al año siguiente -en julio de 1915- llegaría S.A.R. la Infanta doña Isabel de Borbón, más conocida como La Chata, para disfrutar de las fiestas de La Magdalena. Almorzó en casa de los marqueses de Argüelles en cuyos jardines fue interpretado en su honor el Pericote. Para corresponder la Infanta les entregó cien pesetas según relata El Oriente de Asturias. Otras visitas regias no trascendían a la opinión pública, así ocurrió en 1915 cuando los Reyes -don Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia- pasaron por la Villa de riguroso incógnito. Pero no sólo visitaban Llanes, también otras localidades del concejo como Nueva, que en 1918 recibió la visita de S.A.R. el Príncipe de Asturias -don Alfonso de Borbón y Battenberg- quien de camino hacia Covadonga descansó en la residencia de los condes de la Vega del Sella, miembros también del Bando. Años más tarde –en 1925- el Príncipe repetiría su visita tal y como anuncia El Oriente de Asturias.

Muchas fueron las personalidades que disfrutaron de las celebraciones de La Magdalena, como el insigne político Antonio Maura y Montaner en julio de 1916, entre otros. Estas referencias podrían hacernos creer que el bando era muy elitista, sin embargo no es así, pues como bien señala la etnógrafa Yolanda Cerra Bada, durante las fiestas no existían las diferencias sociales, toda la Villa participaba de las celebraciones.

LABOR ALTRUISTA DEL BANDO DE LA MAGDALENA

El bando de La Magdalena siempre se ha mostrado solidario con los desfavorecidos y ante diversas catástrofes. En el siglo XIX, cuando se hacían las corridas de toros, la carne de estos se entregaba para que el Ayuntamiento la donase a los necesitados del concejo. En 1888, Llanes sufre unas grandes nevadas que provocan numerosos daños y hambrunas. Ante ello el bando reduce sus fiestas, y destina ese presupuesto a los damnificados por el temporal.

Mención especial para las medidas adoptadas durante la guerra de Cuba. En Llanes este conflicto se vivió con el mismo ardor patrio que en el resto de la península, y ante el cariz de los acontecimientos la comisión decide suspender los festejos de 1896 y destinar el presupuesto a la suscripción en ayuda de los soldados fallecidos en Cuba. Suprime las celebraciones profanas y, organiza un funeral por los caídos en Ultramar.