Recuperar algo tan nuestro como la Salea y hacerlo a modo de concierto

INTRODUCCIÓN: LA SALEA EN CONCIERTO

Uno de los objetivos que se marcó esta Comisión, cuando entró en el 2015, fue recuperar las tradiciones antiguas del bando, y tratar de adaptarlas a los tiempos. Así La Salea era una costumbre de honda raigambre “madalenuda” de la que muchos hablan, pero pocos recuerdan haberla visto. Ya en los años ochenta y noventa, la comisión de entonces, intentó recuperar este festejo, pero ante varias dificultades no la pudo llevar a término como hubiese sido su deseo.

Hacer una Salea como se había en siglo XIX o principios del XX, es prácticamente imposible. El puerto actual difiere mucho del de aquel tiempo, lo mismo que las embarcaciones. A todo ello habría que sumar la colaboración entusiasta de los “madalenudos” pues sin su inestimable ayuda, esto sería imposible. Además, La Salea, aparte de sus carreras o “bordeadas” es canto, y si ya es difícil saber algo más que un estribillo de nuestros numerosos cantares, mucho más sería aprenderse todos sus maravillosos cantares.

Por ello, la Comisión ha decidido dejar en el recuerdo aquellas saleas de antaño, los tiempos mandan y hoy no podría hacerse. Sin embargo, si hemos pensado en recuperar algo tan nuestro y tan marinero, y hacerlo a modo de concierto, para que así todos podamos admirar nuestra extraordinaria música. Música recuperada gracias al esfuerzo de la familia Cea, quien la aprendió de doña Benita Mijares, sirva este acto como un pequeño homenaje a tan ímproba labor, pues de no haber sido por ellos, La Salea estaría perdida en el olvido.

Adaptamos La Salea y la presentamos en concierto a cargo de la Asociación de Baile y Danza Tradicional “Filandon”, quien la tiene entre su repertorio más preciado y la ha interpretado con gran éxito en muchos escenarios europeos. Nuestro agradecimiento a Fe Santoveña y a todos los miembros de la asociación, pues inmediatamente de exponerles nuestra idea no dudaron -con gran entusiasmo- a sumarse a este proyecto.

El marco elegido ha sido El Fuerte, porque La Salea es música y es mar. Creemos que es un marco incomparable para este acto. Hacia la mitad del concierto- y como mandan los cánones- se bailará la Jota de La Magdalena. Invitamos a todas aquellas que lo deseen a bailarla de manera espontánea, tal y como se hacía antaño durante La Salea.

Confiamos en que esta recuperación – en parte- de este vistoso acto, sea del agrado de todos, “madalenudos”, llaniscos y visitantes, pues rescatamos una parte esencial de la historia de Llanes, de aquel Llanes ballenero, siempre tan unido a la mar. En La Salea se conjugan historia, tradiciones marineras y devoción a santa María Magdalena, todo ello con una maravillosa música y unas letras plagadas de significado.

“Usando antiguas costumbres, vamos a hacer La Salea, dadnos vuestra bendición ¡Oh bendita Magdalena.”